Últimos temas
» Llamamiento a los admins y users del foro
Jue Ago 11, 2016 6:49 pm por Foxx Ballato

» HIJOS DE LA ANARQUIA | NORMAL
Miér Oct 08, 2014 1:47 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Normal}
Dom Sep 28, 2014 4:58 pm por Invitado

» The Loser High [Afiliación élite]
Vie Sep 26, 2014 5:23 pm por Neal O'Neill

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
Sáb Sep 13, 2014 1:26 am por Invitado

» A Mil por hora (Af. Elite)
Dom Sep 07, 2014 11:46 pm por Invitado

» The Purge (Afiliación Elite)
Dom Ago 31, 2014 7:31 am por Invitado

» Wilson Academy {afiliación élite}
Jue Ago 28, 2014 11:56 pm por Invitado

» raylene osborne} proceso. ϟ
Jue Ago 28, 2014 8:00 pm por Raylene C. Osborne

Bienvenidos
¿Quién eres?… Da igual… ¿Tienes familia?… Poco importa. En este lugar, solo hay un objetivo y una sola forma para sobrevivir: Ganar.

Corre el año 2016, en la ya conocida y renombrada ciudad de New York. La economía de Estados Unidos y el mundo entero está por el suelo; gente sin empleo y delincuentes abundan en cada esquina, en cada calle. Pero en este lugar, lo único que importa son los automóviles... { Leer más }
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Lun Jul 14, 2014 10:24 pm.




MEADOW UNIVERSITY City of Delusion RPG After All London City RPG
Fruit of the poisonous tree City of Horror
 photo 35X35_zps70a52503.jpg Ever After Kingdom

29 DE 60 ÉLITES & AFILIADOS NORMALES

You can count on me to misbehave {Aisha}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You can count on me to misbehave {Aisha}

Mensaje por Foxx Ballato el Jue Ago 07, 2014 2:20 am


You can count on me to misbehave

Las luces la mareaban. El calor era prácticamente sofocante. La música se apoderaba de cada centímetro de su cuerpo, provocando que éste se moviera al compás de ella como si no hubiera un mañana. Su figura bailaba con gracia y elegancia, mezclando también un dejo de seducción y rebeldía en cada sacudón que daba su cadera. No podía evitar que sus manos recorrieran su cabellera rubia y salvaje, desordenándola mientras una sonrisa traviesa se dibujaba en sus labios adornados del rojo más intenso. Sus ojos se cerraban de a momentos y, cada vez que los abría, allí estaba su hermana. Con la misma sonrisa, con los mismos movimientos, a pocos centímetros de ella. El estado de ebriedad en el que se encontraba Foxx, mezclado con la cantidad de cocaína que había consumido hasta el momento, la habían transformado en aquella que pocos veían y lograban disfrutar. La Foxx divertida, fiestera y descontrolada. Aquella a la cual se le podía hablar sin temor a un golpe, la que era capaz de transformarse en el alma de la noche.

Podría decirse que Foxx tenía algo parecido a un trastorno de personalidad múltiple, sólo que ella era consciente de su metamorfosis. Sabía que existía Foxx, sabía que ahora existía Roxanne, también sabía que, en el fondo, aún existía Amelia y era conocedora de la existencia de este animal fiestero el cual no tenía nombre, pero sí una presencia que era imposible de ignorar. Foxx siempre era un faro en la tormenta más nebulosa, una luz que llamaba la atención aunque no quisiera hacerlo. Pero cuando se encontraba así, todos volteaban a verla. Hombres, mujeres, nadie quedaba inmune a sus efectos. Porque caminaba como si fuera la dueña del lugar y quisiera asegurarse que todos lo supieran, pero sin la agresividad que la caracterizaba. Foxx, una muchacha compleja en todas sus facetas, era lo que más interesante la hacía. A veces, un misterio. A veces, una amenaza. Y, en esta ocasión, toda una tentación.

Había comenzado la fiesta sola, en el taller, mientras esperaba que se hiciera la hora de que la zorra de Aisha hiciera acto de presencia. Su relación con aquella muchacha era extraña, pero realmente disfrutable. Se deshacían en insultos, pero en cuanto alguien más intentaba meterse con la otra, se defendían con uñas y dientes. Se divertían juntas, hacían toda clase de maldades, eran cómplices en crimen. Eran, sin lugar a duda, como un par de hermanas. Un par de cachorras.

Las líneas de cocaína las había armado alrededor de las once de la noche, en un espejo que guardaba especialmente para eso. Para la llegada de su "querida" loba, que fue a alrededor de la una de la madrugada, ya había consumido un gramo entero. Foxx era una aspiradora, desde la época de Amelia lo era, a decir verdad. Cuando Aisha llegó a su humilde morada, por no decir decrépito rancho, comenzaron con los shots de tequila. Si había algo admirable del organismo de Foxx era la resistencia que tenía ante la sustancia, la cual había desarrollado gracias a años y años de consumir. En un santiamén, Foxx se había cambiado de sus raídos trapos de trabajo a un vestido de licra negro con detalles plateados, tan apretado que temía que la asfixiara. Se había colocado unos tacones de aguja, plateados también, y se había maquillado apenas: unos retoques en los ojos, un poco de rubor, y el detalle que jamás podía faltar, unos labios de un color escarlata imposible de pasar por alto.

¿Cuál era el motivo de la salida? Ninguno. Simplemente querían salir a romper corazones y, si se daba la oportunidad, cabezas. Aisha y Foxx combinadas eran una bomba de tiempo, un par de segundos juntas y hacían que el lugar entero explotara. Ellas por sí solas eran poderosas, pero juntas eran invencibles. Lo que se propusieran esa noche, lo lograrían, porque eran ellas y punto. No había vuelta de página. La primera vez que la había visto le había quedado claro. No habían congeniado, claro que no. Pero, ¿quién congeniaba con Foxx de primera? Sin embargo en la pandilla no le quedaba otra opción. Y, entre insultos y comentarios degradantes, se habían dado cuenta del potencial que tenían juntas.

Antes de salir a aquella discoteca de mala muerte, donde iba toda clase de escoria y donde sin duda encontrarían alguna clase de problema, Foxx había guardado dos gramos más de cocaína en su sostén. Esa noche quería bailar con el peligro, por no decir la muerte, pues esa cantidad de droga mezclada con alcohol era un augurio muy oscuro. Pero a ella le encantaba arriesgarse, tirar de la cuerda para ver hasta dónde llegaba sin ahorcarse. Cuando finalmente habían llegado, no habían tenido ni que decir una sola palabra para poder entrar. ¿Fila? Por favor, mujeres como ellas en discotecas como esas hacían falta. Por lo que entraron bajo la mirada atónita de todos allí, con la cabeza alta y entre risas internas ante el poder que recién comenzaban a saborear.

- Necesito una línea -le dijo al oído a su hermana luego de haber bailado un rato, tratando de hacerse escuchar por sobre la estruendosa música y le indicó con la cabeza la puerta del baño de mujeres, que se encontraba a unos metros de ellas.  


Aisha M. Roth | Discoteca | 2:30 a.m. | Sábado

avatar
Foxx Ballato

Mensajes : 44
Dólares : 39698
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.