Últimos temas
» Llamamiento a los admins y users del foro
Jue Ago 11, 2016 6:49 pm por Foxx Ballato

» HIJOS DE LA ANARQUIA | NORMAL
Miér Oct 08, 2014 1:47 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Normal}
Dom Sep 28, 2014 4:58 pm por Invitado

» The Loser High [Afiliación élite]
Vie Sep 26, 2014 5:23 pm por Neal O'Neill

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
Sáb Sep 13, 2014 1:26 am por Invitado

» A Mil por hora (Af. Elite)
Dom Sep 07, 2014 11:46 pm por Invitado

» The Purge (Afiliación Elite)
Dom Ago 31, 2014 7:31 am por Invitado

» Wilson Academy {afiliación élite}
Jue Ago 28, 2014 11:56 pm por Invitado

» raylene osborne} proceso. ϟ
Jue Ago 28, 2014 8:00 pm por Raylene C. Osborne

Bienvenidos
¿Quién eres?… Da igual… ¿Tienes familia?… Poco importa. En este lugar, solo hay un objetivo y una sola forma para sobrevivir: Ganar.

Corre el año 2016, en la ya conocida y renombrada ciudad de New York. La economía de Estados Unidos y el mundo entero está por el suelo; gente sin empleo y delincuentes abundan en cada esquina, en cada calle. Pero en este lugar, lo único que importa son los automóviles... { Leer más }
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Lun Jul 14, 2014 10:24 pm.




MEADOW UNIVERSITY City of Delusion RPG After All London City RPG
Fruit of the poisonous tree City of Horror
 photo 35X35_zps70a52503.jpg Ever After Kingdom

29 DE 60 ÉLITES & AFILIADOS NORMALES

Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Ir abajo

Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Mensaje por Maxwell H. Stonefield el Jue Jul 31, 2014 1:20 am

Vaya agotador día... En cierta manera creí que jamás iba a pasar... ¡Tuve que esnifarme dos líneas! Una a la mañana y otra a la tarde, para no aburrirme en esa maldita empresa del demonio...
Vale, adoraba las ganancias que daba, el poder que el dinero me traía era sencillamente una de las mejores cosas del mundo y bueno... Mandonear a esos insectos que tenía como trabajadores también era verdaderamente satisfactorio no lo iba a negar... Es que ¡joder! Eran realmente patéticos...
"No, señor Stonefield, no me despida, mi familia... Tengo cinco hijos que mantener" lloriqueaban unos...
"Se-señor Stonefield ¿cómo quiere que haga eso? No... ¡No!" se quejaban otras mientras no podía evitar meterle mi caliente pene en el interior de esas malditas bocas mamadoras, en mi oficina, para que se callaran de una vez y cumplieran con lo que había pedido... ¡Tan difícil y tantas cuitas tenían que poner para chupársela a uno! Vamos, que por unos miserables centavos la mayoría de esas taradas que trabajaban para mí se abrían de piernas cual Arco del Triunfo.
Y aparte de eso, todo lo normal: operaciones, números, problemas con trámites de Aduana, con las toneladas de productos importados por su compañía, etcétera... Y todo eso me agobiaba, la verdad.  

Conduje mi auto de nuevo hasta casa, una vez que salí del trabajo. Ya serían alrededor de las ocho de la noche y esperaba tener una rica y caliente cena. La necesitaba luego de tantas estupideces. Lo único que esperaba era entrar a la cocina y ver un delicioso plato preparado por mi hermana, que sin duda habría llegado un par de horas antes del instituto, de su clase de ballet o de la mierda a la que fuese.
Entré al espacioso apartamento que compartía con ella en uno de los edificios de la zona de Queens y aproveché para aflojarme un poco la corbata y quitarme la chaqueta, dejando las prendas sobre un poste con ganchos junto a la puerta.
Me dirigí directamente hacia la cocina y encendí la luz... Cual sería mi sorpresa cuando vi que... No había nada listo. Ni un plato. Ni bebidas, ni comida caliente... Absolutamente nada. Fruncí el ceño. Camille había tenido horas para preparar una cena decente... ¡Horas enteras! ¡¡Y NO LO HACÍA!! ¿POR QUÉ DEMONIOS SU CENA NO ESTABA SERVIDA?
¿Tan díficil era pedir? ¿Tanto costaba que su hermana hiciese algo bien? ¿O acaso era una inútil completa?
- ¡¡Camille!! - exclamé, algo (bastante) irritado y con perentorio tono de voz.
avatar
Maxwell H. Stonefield

Mensajes : 11
Dólares : 42060
Fecha de inscripción : 29/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Mensaje por Camille A. Stonefield el Lun Ago 04, 2014 8:33 am

El cansancio era intenso, sus articulaciones le dolían y el sudor de su frente obviaba lo mucho que había estado trabajando en perfeccionar sus pasos, se concentraba en ello; Manteniendo la mente en blanco usando la música clásica como un escudo protector, no tenía ningún sentido pero nada en la vida de la menor de los Stonefield lo tenía, su vida era batallosa y mucho más oscura de lo que alguien pudiera pensar. Camille no era como el resto de las chicas que bailaban a su alrededor, tenía manías de niña, era un infante atrapado en cuerpo de una adolescente.

Cuando el sol empezaba a menguar sus pasos cansados la llevaron hasta dentro del departamento, tenía un chofer ya que Max había insistido en que no debería manejar; probablemente tuviera razón, los medicamentos para controlar sus ataques de pánico constantemente le aturdían la cabeza y quién sabe si era capaz de llegar a salvo, no iba a averiguarlo, no podía contradecir a su hermano, no estaba en sus venas ser una rebelde ni cuestionar nada, Camille era una chica especial con muchos fantasmas y mil problemas.

Fue directamente a la cocina a verificar que se hallaba disponible, incluso antes de cambiarse su ropa deportiva que llevaba encima del leotardo de ballet. No entendía tampoco porque Maxwell insistía en que ella cocinara, podían pagarle a cualquiera, además ella no era tan buena, era torpe y con malos reflejos, aun así mantenía la boca cerrada le sonreía dócil y lo hacía de buena gana, le gustaba que él estuviera de buen humor. Un bostezo se asomó en ella, yendó a su habitación bastando solo un segundo apoyada en la cama para terminar sumiéndose en un sueño profundo.

Batió las pestañas aturdida, cuando se percató de que la noche se había cernido sobre las calles de Queens casi se resbala de la cama, ¡Max ya había llegado!

Respiró con rapidez muy nerviosa, tragó saliva imaginándose como iba a  terminar todo, con la culpa carcomiéndole su liviano cuerpo, salió de la habitación pegando un salto, tomó una bocanada de aire antes de entrar y miró al suelo casi con desesperación.-Max lo siento, lo siento en verdad lo siento.-Hizo un mohín  de disgusto consigo misma y aguantó la respiración.-Vamos a pedir de comer, ¿Si?.-Mantuvo la mirada fija al suelo pues no quería ver la férrea expresión de su hermano acusándola.
avatar
Camille A. Stonefield

Mensajes : 14
Dólares : 42120
Fecha de inscripción : 29/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Mensaje por Maxwell H. Stonefield el Mar Ago 05, 2014 11:42 pm

Seguía irritado... Estaba verdaderamente furioso por llegar y no encontrar mi maldita cena ya preparada... ¿Cuántas veces tenía que repetirle a Camille que la comida comprada no me gustaba? ¿Que me encantaba la comida casera y adoraba ser agasajado con ella, aún cuando fuera la burda e inexperta cocina de ella?
Me quedé observándola cuando ella llegó... Aparentemente, estaba durmiendo... Que bonito ¿eh? ¡Durmiendo cuando yo llego cansado de trabajar! ¡Durmiendo cuando ella se pasó con estupideces del instituto y de las malditas clases de ballet! Algún día iba a terminar con toda esa mierda y le iba a quitar el dinero con el que estaba pagando esa tontería. Si no se ponía recta, ese sería el mejor camino para enderezarla.
- Lo sientes...- sonreí de costado, con aparente comprensión, pero por dentro mi ira burbujeaba a términos insospechados... Lo mejor que podía hacer era decirme que lo sentía, vale ya... Bufé con algo más de fuerza y me acerqué a ella, hasta vociferar: - ¡Lo sientes! ¡Yo vengo de trabajar todo el día como un maldito para decirme sencillamente que lo sientes! ¡Me parto la puta espalda en esa compañía de mierda, con la esperanza de que al llegar, como mínimo haya un plato de comida caliente y tú todo lo que me dices es que lo sientes! - dicho esto, llevé mis manos hacia sus mejillas y las oprimí con fuerza, tomándole del rostro. Mis ojos flameaban de ira. Y si ella me conocía sabía que esa no era una buena señal. Era muy malo para Camille tenerme enojado o molesto... Muy, muy malo... Sería capaz de quebrarle esas insignificantes piernitas para que no volviese a bailar en su puta vida.
- No vamos a pedir una mierda de comer.-  sentencié por fin, soltándola. Me dirigí hasta donde estaba la mesa de la cocina y me senté allí, cruzándome de piernas. - Vas a cocinarme tu platillo más delicioso. Y si no lo haces con el esmero que me merezco, te juro que sacaré a nuestro viejo amigo... El señor cinturón... ¿Recuerdas al señor cinturón, Camille? - preguntó esto último con una sonrisa perversa y maliciosa. El "señor cinturón" era el cinturón con el cual solía azotar a mi hermana cuando se "comportaba mal": un viejo cinto de cuero marrón desgastado y con una gran hebilla al cual había tratado especialmente para que cada golpe doliese más. - Pues bien. Si no me cocinas algo delicioso ahora, sacaré al señor cinturón... Y ¿tú no quieres eso, cierto?
avatar
Maxwell H. Stonefield

Mensajes : 11
Dólares : 42060
Fecha de inscripción : 29/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Mensaje por Camille A. Stonefield el Miér Ago 06, 2014 1:02 am

¿Qué cómo había quedado Camille así de trastornada? Estaba viendo a la causa principal, era fácil dejarse arrastrar por los malos pensamientos cuando tenía la voz de Max en su cabeza que le decía que no era suficiente, recordándole constantemente lo inútil que le resultaba, taladrándole los sesos con esa mirada asesina que le dedicaba cada que algo no le gustaba. Se basaba en abusos de todo tipo, traumas que la seguían a todos lados y tiraban de ella hacia lo más profundo sin dejarla salir a la superficie. Era mucho más fácil ocultarse en una realidad alterna, al menos si encontrándose ajena al resto del mundo se evitaría más problemas.

Trastorno dependiente de la personalidad, había garabateado su psiquiatra en ese cuadernillo tan odioso que sostenía entre las manos cada que Max le obligaba a ir a esas sesiones, principalmente porque al igual que el resto insistía en que algo no andaba bien con ella, que estaba rota, descompuesta y necesitaba ser reparada con un sinfín de pastillas que lo único que hacían era aturdirla más de lo que ya de por si estaba.Dependencia eso y un montón de cosas más que no alcanzo a ver estaban escritas ahí, ¿Lo era? ¡Mucho! Camille tenía miedo la mayor parte del tiempo y necesitaba de alguien, quien fuera, esconderse en algún sitio de la vista de la gente y entonces no había que dar pie a un ataque de pánico.

Las palabras se quedaron atoradas en su garganta, sus ojos se llenaron de lágrimas que se obligó a reprimir, Max se iba a enojar mucho más si se ponía a llorar.-Lo siento mucho.-Dijo con un hilo de voz apenas despegando los labios, no se movió de donde estaba pues temía que aun con el más mínimo movimiento él rompiera en una amenaza mucho peor, un intenso dolor le oprimió el pecho, incluso más que el que sentir arder en las mejillas.-No, Max por favor….-Suplicó, el dolor físico no era su mayor preocupación pero su cuerpo era su tesoro más valioso, no por cuestión de vanidad, sin el no tenía oportunidad de bailar, si Max la dañaba aunque sea un poco iba a tardar semanas en sanar y en eses instante no necesitaba eso.

Pasó una mano por su mejilla adolorida y una lágrima escapo de sus ojos limpiándola abruptamente con la manga de su suéter.-Si, ya voy.-Arrastró las palabras caminando con rapidez hasta el refrigerador y empezó a sacar todo lo necesario, sus manos temblaban ligeramente pero logró empezar con la preparación de una lasaña, todo el tiempo evitando la mirada de su hermano.-¿Qui…quieres algo más?.-Preguntó complaciente.



avatar
Camille A. Stonefield

Mensajes : 14
Dólares : 42120
Fecha de inscripción : 29/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Mensaje por Maxwell H. Stonefield el Miér Ago 06, 2014 1:31 am

Me quedé sentado observando los movimientos de mi hermana, con una sonrisa plasmada en mis labios... Allí, sentado, me sentía como un rey en su trono y en cierta manera lo era: yo era un rey y esa casa era mi reino... Y aquella que estaba en la cocina, cerca mío, era una súbdita, una plebeya... Una sierva de baja categoría que debía complacerme y cumplir mis más pequeños caprichos.
Y tenerla a mi disposición era bastante fácil... Camille siempre fue de mente debilitada. Debilitada por varias circunstancias a lo largo de su vida: la muerte de los señores Stonefield, el hecho de que yo quedara a su cargo cuando tenía doce años, con la capacidad de hacerle lo que quiera, el hecho de tener un psiquiatra que, en vez de darle además de su medicación consejo psicológico, le daba exclusivamente medicamentos y para mejor, no eran los más eficaces para resolver su problema... Claro estaba que el psiquiatra tenía todo mi aval para hacer esto y un poco de paga extra en secreto, a cambio de la seguridad de mantener un férreo dominio sobre mi hermana no era un gasto excesivo, claro que no.
¿Por qué hacía esto? Era mi manera de cuidarla... Durante todos estos años conmigo, si Camille dijese que algo material le faltó, sería una mentira más grande que una casa, porque era lo suficientemente hábil como para manipular un poco las cosas, hacerla pasar por una mujer que nada tenía que ver con nuestros padres y tener todo el derecho de ponerla patitas en la calle... Pero no lo hacía y ella podía gozar de todo el dinero, los beneficios y demás que confería ser un Stonefield... A cambio de eso lo único que pedía era un poco de obediencia. Y esa obediencia debía ser reforzada para que no se acabase jamás.
Miré a mi hermana, sentado desde mi lugar... Me daba la espalda y evitaba mirarme, pero yo me recreé con su espalda, con sus muslos, con aquellas firmes nalgas... Me mordí el labio inferior. Sin duda el ejercicio que proporcionaba el ballet la formaba muy bien. Reí un poco para decir:
- ¿Te va bien en ballet, verdad? ¡Mira como te ha formado el culo!
Esos comentarios eran normales en mí y Camille lo sabía, sumado a los comentarios que la trataban como una verdadera inútil... Me incorporé y luego me acerqué a ella para manosearle un poco el trasero. No había habido forma en la que ella no hubiese sido abusada por mí: física, psicológica, sexual... Y me importaba un comino eso. Su cordura dependía de mí y yo la tenía en mi puño. Apreté un poco más su trasero para decirle:
- ¡Seguro que te sabes abrir bien de piernas! - le di una nalgada suave para echar una carcajada y luego alejarme unos pasos, observándola con atención, como el lobo que mira a su presa.
avatar
Maxwell H. Stonefield

Mensajes : 11
Dólares : 42060
Fecha de inscripción : 29/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why my dinner isn't served YET??? [Camille A. Stonefield]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.