Últimos temas
» Llamamiento a los admins y users del foro
Jue Ago 11, 2016 6:49 pm por Foxx Ballato

» HIJOS DE LA ANARQUIA | NORMAL
Miér Oct 08, 2014 1:47 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Normal}
Dom Sep 28, 2014 4:58 pm por Invitado

» The Loser High [Afiliación élite]
Vie Sep 26, 2014 5:23 pm por Neal O'Neill

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
Sáb Sep 13, 2014 1:26 am por Invitado

» A Mil por hora (Af. Elite)
Dom Sep 07, 2014 11:46 pm por Invitado

» The Purge (Afiliación Elite)
Dom Ago 31, 2014 7:31 am por Invitado

» Wilson Academy {afiliación élite}
Jue Ago 28, 2014 11:56 pm por Invitado

» raylene osborne} proceso. ϟ
Jue Ago 28, 2014 8:00 pm por Raylene C. Osborne

Bienvenidos
¿Quién eres?… Da igual… ¿Tienes familia?… Poco importa. En este lugar, solo hay un objetivo y una sola forma para sobrevivir: Ganar.

Corre el año 2016, en la ya conocida y renombrada ciudad de New York. La economía de Estados Unidos y el mundo entero está por el suelo; gente sin empleo y delincuentes abundan en cada esquina, en cada calle. Pero en este lugar, lo único que importa son los automóviles... { Leer más }
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Lun Jul 14, 2014 10:24 pm.




MEADOW UNIVERSITY City of Delusion RPG After All London City RPG
Fruit of the poisonous tree City of Horror
 photo 35X35_zps70a52503.jpg Ever After Kingdom

29 DE 60 ÉLITES & AFILIADOS NORMALES

Weed Pancakes {Samwell H. Summers}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Weed Pancakes {Samwell H. Summers}

Mensaje por Arabelle J. Allard el Miér Jul 30, 2014 9:00 pm

La madrugada se hizo presente para cuando Arabelle se bajó de ese auto buscando ansiosa las llaves del departamento entre su bolso, giro la perilla y entró haciendo más ruido del habitual, estaba nerviosa, necesitaba un trago con urgencia o iba a colapsar en cualquier momento, su mente era un ir y venir, un constante martilleo que le atacaba con ideas erróneas y recuerdos del pasado que abrían cada una de las heridas que evidentemente no habían sanado casi nada, suspiro apoyando la espalda en la puerta una vez cerro. Cerró los ojos un momento y cuando pudo poner una mejor cara se despegó de ahí arrastrando los pies.  El reloj que ya marcaba la una de la madrugada le taladraba la cabeza con ese sonido, para su buena suerte al día siguiente no tenía que ir a trabajar pues aunque no había probado una gota de alcohol algo le decía que esa noche sus pensamientos no iban a dejarla cerrar el ojo. Tic, tac, tic, tac.

Se quitó el abrigo y peino sus cabellos con los dedos antes de mirar con mayor atención en busca de su amigo.— ¿Sam?.—Preguntó para asegurarse de que estaba en casa, con sus horarios tan cambiantes difícilmente podía adivinar si estaba ahí. Se había acostumbrado a él tal como al olor a hierba que inundaba el piso por las noches, el desorden que implicaba vivir con un chico y a saber tan poco de su vida. No se conocían nada, había tantos secretos ocultos todavía que era difícil comprender como es que se llevaban tan bien, como si se conocieran de años, Samwell se había convertido en ese tiempo en el hermano que jamás tuvo, cursi pero cierto. Siempre era bueno contar con alguien entre todo ese desastre que era su vida.— Joder, me asustaste.—Se quejó lanzándole un cojín raído del sofá directo al rostro cuando hizo su aparición.

Resopló caminando hasta el refrigerador tan solo un par de pasos, pues el lugar a pesar de ser más grande que su apartamento anterior no era nada ostentoso y fácilmente se recorría en dos minutos. Contaba con dos habitaciones pequeñas, un solo baño y un pequeño espacio que hacía de cocina, sala y comedor al mismo tiempo, por sí sola no podía pagarlo pero ahí era cuando el castaño había entrado en la ecuación.— ¿Tenemos algo de vodka?.—Preguntó frunciendo el ceño cuando comprobó que en el interior del frigorífico no quedaba ni una sola cerveza.— ¿Hierba? ¿Sedantes? ¡Lo que sea!.—Exageró caminando de vuelta a la salita y hundiéndose en un sofá arrancándose los zapatos con los pies.— ¿Ya no hay pancakes verdes?.—La una de la madrugada y Arabelle iba a conseguir sedar su mente a como diera lugar, lo necesitaba.


avatar
Arabelle J. Allard

Mensajes : 68
Dólares : 38891
Fecha de inscripción : 11/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Weed Pancakes {Samwell H. Summers}

Mensaje por Samwell H. Summers el Dom Ago 03, 2014 6:34 am

¿Conoces de las llamadas "semanas de mierda"? Esas de las que la gente común, con vidas comunes, estudios, trabajos, universidades, hijos, amigos o parejas. Vive quejándose. No importa bien qué pasaba antes o qué pasará después, simplemente en ese momento de su vida solo le pasaban dos cosas que amargaban su entera y completa existencia: tenían "poco" dinero o tenían que pagar una hipoteca y/o deuda.
Samwell no era de esas personas, su vida, gente que marcó su infancia y adolescencia. Y el propio destinos y los golpes -abundantes- que le dio a lo largo de su corta existencia, lo curtieron. Hicieron de él alguien que aprendió cosas tan valiosas como que el número impreso en un papel verde no vale más que la sensación de un orgasmo, del rugido de un motor o de el estímulo que produce el THC de la marihuana.

Pero la cuestión era, que Samwell, aquella semana, había tenido una suerte de desgracias que acabaron por tornarla de mierda. Para comenzar, en el trabajo su jefe lo estaba matando y lo hacía a posta. Con Wescott se peleaba tensamente y no estaba de humor como para tomárselo con humor, por su jefe. Por otro lado, su Audi TT estaba en el taller y no tenía dinero para sacarlo de él, Lorraine en una carrera había pasado tan mal y prematuramente los cambios que había dañado toda la caja y el embrague. No se atrevía a pedirle que pague ella el arreglo y en su despiste y descuido de niña rica sin responsabilidades, no se daba cuenta sola. Y para culminar, la frutilla del postre: no tenía un dólar partido al medio para comer. Era fin de mes.

Cálmate un poco, pareces una puta adicta con abstinencia— le reprochó con voz desenfadada el policía, ronca y adormilada. Estaba en ropa interior y con una camiseta de algodón sin mangas encima. Mientras que su cabello alborotado y una mano sobando uno de sus ojos, desperezándose, indicaban que estaba recién levantado. —Nada que vaya a compartirte— contestó con honestidad, a él le quedaba hierba suficiente para dos porros generosos. Pero no le apetecía fumar en ese momento y no se lo iba a dejar a ella para que se calmara sin él disfrutar. Ella lo despertó al llegar con tanto alborotó pero él no se molestaba en cierto modo le gustaba despertar y saber que había llegado. No es que se encariñara, bueno en realidad si, pero más allá de eso era para saber que esa noche no lo llamaría un compañero de trabajo a su puerta y le avisaría que su compañera murió en un choque, de sobredosis, en un atraco o violación ¿Mente negra y tétrica? Más bien preocupación. —Me comí el último, hoy apenas salí del trabajo, como merienda. Lo siento— se disculpó el rubicundo joven adulto. Era el de ella, originalmente había veinte de esos brownies y él se comió once, con el último. Se sentía culpable porque creía que le correspondía a ella para comer equitativamente. Caminó hasta el refrigerador, lo abrió y sacó una botella de agua. —Siéntate, ya veré que te hago— le indicó Deatheater.
avatar
Samwell H. Summers

Mensajes : 35
Dólares : 38190
Fecha de inscripción : 25/07/2014
Edad : 26
Localización : In your mummy's ass

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.