Últimos temas
» Llamamiento a los admins y users del foro
Jue Ago 11, 2016 6:49 pm por Foxx Ballato

» HIJOS DE LA ANARQUIA | NORMAL
Miér Oct 08, 2014 1:47 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Normal}
Dom Sep 28, 2014 4:58 pm por Invitado

» The Loser High [Afiliación élite]
Vie Sep 26, 2014 5:23 pm por Neal O'Neill

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
Sáb Sep 13, 2014 1:26 am por Invitado

» A Mil por hora (Af. Elite)
Dom Sep 07, 2014 11:46 pm por Invitado

» The Purge (Afiliación Elite)
Dom Ago 31, 2014 7:31 am por Invitado

» Wilson Academy {afiliación élite}
Jue Ago 28, 2014 11:56 pm por Invitado

» raylene osborne} proceso. ϟ
Jue Ago 28, 2014 8:00 pm por Raylene C. Osborne

Bienvenidos
¿Quién eres?… Da igual… ¿Tienes familia?… Poco importa. En este lugar, solo hay un objetivo y una sola forma para sobrevivir: Ganar.

Corre el año 2016, en la ya conocida y renombrada ciudad de New York. La economía de Estados Unidos y el mundo entero está por el suelo; gente sin empleo y delincuentes abundan en cada esquina, en cada calle. Pero en este lugar, lo único que importa son los automóviles... { Leer más }
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Lun Jul 14, 2014 10:24 pm.




MEADOW UNIVERSITY City of Delusion RPG After All London City RPG
Fruit of the poisonous tree City of Horror
 photo 35X35_zps70a52503.jpg Ever After Kingdom

29 DE 60 ÉLITES & AFILIADOS NORMALES

if i am a river, you are the ocean — josh.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por C. Alabama Redmayne el Jue Jul 17, 2014 11:11 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


Primero dejó caer en el suelo la cazadora, después se quitó los zapatos de tacón y los lanzó sin ganas hacia delante, y entró. Había sido otro día de mierda, como todos desde que tenía recuerdos. No se molestó en recogerlo, ir hasta la cocina y prepararse cualquier tontería era más prioritario que mantener en orden aquel cuchitril que sólo pisaba ella, bueno, ella y Dorothea cuando le daba la venada de ir a acosarla porque se había atrasado con el pago del alquiler, pero es que Alabama siempre se atrasaba con el pago del alquiler.

Metió en el microondas un par de trozos de pizza que habían sobrado y se quedó mirando por la ventana mientras se calentaban. Nueva Orleans y Alabama eran ciertamente parecidas. La ciudad tenía demasiados tonos grises que no llegaban a tocar la oscuridad, justo como ella; se resignaba a permanecer allí por el resto de su vida, haciendo eso, siempre igual, viviendo el mismo día una y otra vez con distintos rostros.

Un par de minutos después se sentó a la mesa e hizo el amago de comer, no tenía ganas. Acabó dejando la pizza enfriándose, tumbándose en el sofá y encendiendo un cigarro, miraba el techo como si fuera lo más interesante de su día.

Estás en la ciudad de papel y nunca lograrás escapar. Eres una chica de papel.

La colilla se cayó al suelo, Alabama no se dio cuenta, sólo había dado un par de caladas. Papel, papel, papel. Cerró los ojos y por un momento se permitió imaginar que no estaba allí, que estaba lejos, muy lejos, en un lugar verde y diferente.

Su sueño se desplomó como si se tratara de un castillo construido en el aire. El sonido de la puerta abriéndose era tan real como la vida misma, tan contrario a lo que Alabama necesitaba escuchar.

Se estiró para dejar el cigarrillo en el cenicero y se dio la vuelta, tumbándose boca abajo y mirando hacia la puerta, entrecerró los ojos para ver mejor; la escacharrada lámpara no daba una iluminación idónea.

¿Qué haces aquí?—preguntó sin muchas ganas al verle, ¡lo que la faltaba!—. Vete.—resopló mientras se levantaba, casi arrastrándose por el sofá hasta que sus pies tocaron el suelo—, no tengo ganas de otra estúpida discusión, cariño.


josh — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
C. Alabama Redmayne

Mensajes : 15
Dólares : 37330
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por H. Josh Doherty el Sáb Jul 19, 2014 9:42 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


— ¡Eres un gilipollas, Josh!

Ni la puerta de madera pudo ahogar lo suficiente la voz de su, ahora, ex-compañera de piso. El tono irritante de la chica se coló en su oído y repiqueteó en su cerebro. Pero le prestó la misma atención que a una mosca, la gente se volvía demasiado susceptible cuando una discusión terminaba con algo ardiendo. La culpa había sido de ella, Doherty ya le había advertido que se callase o le meaba los dibujos, mas ella había seguido intentando sonsacarle por qué hacía las maletas.

El rubio quería creer que había salvado la vida de la azabache. Había cumplido su amenaza y como guinda de distracción había incendiado una de las hojas. Así jamás sabría a donde había ido y no podría decir nada; la bolsa de deportes con dinero no había salido precisamente de dejarse la espalda en un cochambroso taller de tatuajes como ella.

No se molestó ni en regalarle a Dorothea su pulla habitual. Estaba demasiado centrado en ordenar las palabras que iba a soltar nada más llegar al piso de la rubia, y en no fallar ninguna de las zancadas con las que se saltaba los escalones de dos en dos. Gracias a la llave que había logrado la noche en la que le gastó la broma de esperarla como un marido celoso no tuvo que esperar a que se dignase a abrir la puerta.

El olor de la pizza logró desbaratarle la idea de entrar chillándole que tenían que irse ya, y tal vez fue algo a su favor.

Te cojo un trozo, ¿no te importa verdad? Que bien me cuidas, cielo. — le lanzó un beso antes de coger una porción y morderla. No hay tiempo para comer pizza, hay que irse. — Cafa, no vengo a difcutir — masculló antes de tragar. Tuvo que darse un par de golpes para quitarse la sensación de estar atragantándose y dejó lo que quedaba en el plato.

Carraspeó, adquiriendo un gesto solemne y la observó fijamente. — Para que veas que soy un hombre que cumple con sus palabras, he venido para rescatarte de las garras de ese viejo dinosaurio. — cabeceó en dirección a la entrada, y por ende, a Dorothea.

Venga, vamos a hacer las maletas. Nos largamos. Lejos. A donde tú quieras. — se acercó para poder coger la muñeca de ella y tirar en dirección a su cuarto, esperando que el entusiasmo fuese contagioso. Pero la rubia permaneció en el sitio lo mejor que pudo; resopló y la miró, cambiando el peso de una pierna a otra. — ¿Qué pasa? No me ha dado tiempo a hacer nada que te moleste. — rezongó, indicando una vez más con la mirada a dónde tenían que dirigirse.


clem — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
H. Josh Doherty

Mensajes : 13
Dólares : 37130
Fecha de inscripción : 13/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por C. Alabama Redmayne el Mar Jul 22, 2014 12:29 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


Se estaba quedando con ella, ¿verdad? Sí, eso era lo que hacía Josh todo el tiempo: molestarla, burlarse de ella, intentar cualquier tontería para no tener que pagar y luego dejarla como hacía todo el mundo; entonces volvía, volvía para hacer lo mismo. Alabama estaba harta de tener el mundo patas arriba.

Resopló, pero lo hizo por hacer; en realidad sabía que ese "vete" no haría que Josh se fuera, posiblemente nada hiciera que Josh se fuera a la primera. Profirió un mohín de disgusto antes de apartarse hacia un lado, como si de verdad aquel beso fuera tangible y la fuera a alcanzar. No quería absolutamente nada de él. ¡Y encima la mandaba callar! O sea, llegaba a su casa y la mandaba callar, pues genial, perfecto. Alabama bufó y afiló completamente la mirada, deseando tener algún tipo de poder para mandarle a la otra punta del mundo.

Alzó una ceja ante las palabras del rubio, como si no entendiera de qué estaba hablando—. Definitivamente las drogas te han comido el cerebro—masculló negando con la cabeza, e incluso se hubiera molestado en fingir que algo como eso le daba pena, pero la tatuada le tenía demasiado rencor.

«— Nos vamos a ir, ¿eh? Te lo juro. Nos vamos a ir.
— Sí, nos vamos a ir.»

— Nos largamos. A donde tú quieras.


Y ella, como la chica estúpida que vivía en el pasado y soñaba con el futuro que era, se mordió el labio intentando que los recuerdos no se volvieran aún más amargos. Bajó la mirada hasta sus piernas, clavó la vista en el tatuaje del árbol sin hojas y respiró por la boca pesadamente, sabiendo que le estaba concediendo a Josh uno de esos momentos de debilidad, pero es que él ya debía saber que todo aquello la afectaba.

Él era demasiado inteligente como para no darse cuenta de que lo que más ansiaba Clementine era huir.

Alabama hizo un brusco movimiento de muñeca buscando que la soltara, que la dejara tranquila, que de verdad desapareciera. Se aclaró la garganta, intentando ser lo más silenciosa posible y pestañeó unas cuentas veces antes de levantar la vista. Soltó una risa ácida mientras intentaba trazar contacto visual.

Nos vamos—señaló—, nos vamos otra vez. Lo recuerdas, ¿verdad? Sí, claro que lo recuerdas. Yo también lo recuerdo y por eso no voy a ir a ninguna parte, Doherty—intentó sonreír pero fue en vano, de nuevo se mordió el labio. Estúpida ella. ¿Qué va a ser esta vez, eh? ¿Salir de Louisiana y dejarme abandonada en una carretera hacia ninguna parte sin un puto dólar?sí, seguramente, se dijo, seguramente no le importes una mierda. Márchate, por favor.


josh — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
C. Alabama Redmayne

Mensajes : 15
Dólares : 37330
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por H. Josh Doherty el Mar Jul 22, 2014 2:29 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


No tenía derecho a poner una mueca de fastidio, ni a resoplar cuando ella no le creyó; pero aún así lo hizo. Demasiadas veces había jugado con las esperanzas de Alabama como para que ella accediera de primeras y de buena gana. Para él había sido hilarante la cara de la prostituta cuando la dejó en la cuneta, a su compañera de piso no le había hecho tanta gracia la anécdota, y desde luego a la rubia menos todavía.
Esa semana sin abrirle la puerta lo dejó todo claro.

Pero aquella vez lo decía de verdad, como si el solo hecho de que él supiese que iba en serio excusase todo lo anterior, y anulase la desconfianza de la muchacha.

Clementine era adorable hasta cuando intentaba mandarle de paseo. E intentar era un buen término, porque el rubio agitó la mano libre en el aire ante su rechazo y se rió por sus palabras, sin sentirse afectado en absoluto. — Qué cosas me dices. Tú también posees todas tus facultades mentales intactas. — le guiñó un ojo. Sí, aquel día había escuchado a dos del servicio de recogida de vejestorios comentando la demencia de uno de los pacientes. Nueva Orleans le refrescaba más términos que todos sus años de instituto.

Pero las ganas de seguir toreándola le flaquearon cuando percibió la debilidad que disimulaba tan penosamente. Él y solo él era el causante de la inseguridad que sentía para con todo lo que le decía, se imaginó en el sitio de Alabama; soportando una jugarreta cruel tras otra. Demasiado había soportado.

Arrugó la nariz; cuando usaba Doherty con aquel tono de voz le recordaba a los momentos en los que ponía verde a Dorothea. Volvió a estirar la mano hacia el brazo de la rubia de nuevo, pero esta vez le cogió la mano y le dio un breve apretón. — Lo recuerdo. Y sé que soy el último con derecho a pedirte que confíes en mi, pero lo voy a hacer igualmente. — puso su otra mano en la espalda de la americana y la empujó con suavidad hacia la habitación.

Esta vez lo digo en serio. No es ninguna broma de las mías. — suspiró profundamente, maldiciendo lo tozuda que era, y maldiciendo las veces en las que había visto gracioso bromear con un tema así. — He hecho una salida demasiado épica del piso, y dudo que me deje volver... si quieres me marcharé, pero no pienso quedarme en este agujero. — dejó de tirar de ella y la miró.

Es la oportunidad de oro, Clem. Tengo un coche con el depósito a tope, y dinero para darnos la buena vida unos meses. No vas a tener lujos, pero no voy a dejar que vuelvas a las calles. — se calló y le dio un golpecito cerca del tatuaje del trozo de pizza, instándola a responder.


clem — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
H. Josh Doherty

Mensajes : 13
Dólares : 37130
Fecha de inscripción : 13/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por C. Alabama Redmayne el Mar Jul 22, 2014 5:12 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


Si ella estuviera perfectamente en sus cabales haría mucho tiempo que se hubiera alejado de él. Al principio quería hacerlo completamente pero la vida con Josh al lado le resultaba de lo más cómoda si tenía en cuenta que él era su pase más cómodo hacia la droga. Su relación estaba cogida con pinzas.

Ella deseaba sacarle de allí, que la dejara en paz. Deseaba..., Alabama deseaba demasiadas cosas. Estaba a punto de pedírselo de nuevo, sopesando la posibilidad de levantarse y tirar de él hasta la salida de la casa, o de gritar y que alguien le sacase de allí por ella -ya, como si alguien se preocupara de una prostituta-, pero la parte de Alabama que quería huir estaba escuchando a Josh, tragándose ese cuento de la sinceridad.

Josh era el mejor actor que ella había visto nunca. El mejor. Mejor que cualquiera que apareciera en una película; ella le consideraba capaz de hacer creer a un ciego que podía ver. Y por eso sabía que no debía escucharle.

Soltó un "já" incrédulo ante aquel "te lo voy a pedir igualmente", ¿de verdad la consideraba tan estúpida como para conseguir que le hiciera caso? ¡Por el amor de Dios, la había abandonado a su suerte la primera vez! Quería cruzarle la cara, necesitaba hacerlo; pero se mantuvo allí, mirándole con esa expresión casi desolada, ya le importaba poco que Josh viese lo rota que estaba. Si había alguien que podía verlo tenía que ser él.

Josh, ya...—susurró sin apenas ganas. Apretó los labios y levantó un poco las comisuras cuando mencionó lo del piso, a aquella chica morena y tatuada también, la había visto un par de veces pero en realidad no sabía su nombre, ni siquiera había escuchado su voz. Ella y Alabama eran completamente distintas—, podrías llevártela a ella.—Sugirió.

Clem. Seguía odiando su primer nombre, seguía odiando el apodo y seguía odiando a Josh por llamarla de esa forma en un momento así. Y se empezaba a odiar más a sí misma por siquiera rozar la idea de que estaba siendo sincero, de que esa mirada y esa seriedad estaban expresando la verdad. Josh se iba a ir y quería llevársela a ella.

Odio esta ciudad, odio a esta gente, odio... odio a Dorothea, a esta casa, a mí misma. Y, por sobretodo, te odio a ti por hacerme creer que voy a poder dejar de odiar todo—apretó los labios, después suspiró casi con dificultad—. Me estás pidiendo que te deje romperme el corazón.


josh — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
C. Alabama Redmayne

Mensajes : 15
Dólares : 37330
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por H. Josh Doherty el Miér Jul 23, 2014 3:11 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


¿Por qué seguía diciendo que no? ¿Por qué seguía empeñada en que solo era otra macabra jugarreta? Josh creía haber dejado las bromas en un momento prudencial, justo al borde de sobrepasar la línea que la dejaría en sobreaviso y fastidiaría cualquier otra futura. Había pecado de meterla en el mismo saco que a la azabache, la rubia era mucho más lista.

Notaba una sensación incómoda en su estómago, como si le hubiesen echado matarratas en la pizza, ¿y si lo había dejado ahí a propósito esperando a que él se aprovechase de la comida descuidada?. Posó una mano sobre su abdomen, intentando no parecer asustado. ¿Cómo era la muerte por envenenamiento? Solo esperaba manchar todo lo posible, para que no le saliera tan barato asesinarle.

Pero esa incomodidad se trasladó a su pechó al escuchar a Alabama hablar. O bien el veneno estaba ascendiendo de una manera atípica, o solo era un efecto secundario de esa palabra que tan ajena a él se le antojaba. Observó con ojo crítico a la tatuada, a su expresión de derrota y desconfianza; sintió de nuevo aquel instinto de querer retroceder y parar la broma. Frunció el ceño y resopló.

Antes prefiero que me pase por encima un convoy de camiones. — masculló de inmediato a su sugerencia. Soltó una risa divertida mientras negaba con la cabeza. — Eres tú, seguro que si te llevase a Canadá odiarías el frío, y a los canadienses y mil cosas más. — dejó caer sus manos sobre los hombros de la joven y la zarandeó ligeramente mientras suspiraba sonoramente.

Josh no quería irse sin ella, pero a su vez la idea de alejarse de los chalados que poblaban su vida se hacía más encantadora a cada segundo que fantaseaba con sitios alejados. No, no iba a quedarse, pero ella tampoco iba a hacerlo. — Alabama, hazme caso. Escúchame y olvida por un segundo todas esas bromas. — y para ayudarla a centrarse, cogió su cara entre sus manos.

Esto no es otra excusa para un polvo gratis, no es una bolsita de coca para pasar el rato, no es nada de eso. — deslizó el pulgar por la mejilla de la rubia con aire pensativo. — No voy a romperte el corazón. Tampoco quiero que me lo des, funciona mejor ahí dentro. — estiró fugazmente la comisura de su boca, apoyando al chiste malo.

Nada de aquello entraba en sus planes, Josh no había barajado la posibilidad de que Alabama dejase caer las murallas. Casi habría preferido la opción de sacarla como un saco de patatas. — Vamos a enmendarlo. — le dedicó una sonrisa y un beso rápido en la frente antes de entrar en el cuarto y poner las maltratadas maletas sobre la cama.


clem — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
H. Josh Doherty

Mensajes : 13
Dólares : 37130
Fecha de inscripción : 13/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por C. Alabama Redmayne el Vie Jul 25, 2014 6:41 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


Había muchas facetas de Josh que le resultaban desconocidas a Alabama. Había muchas facetas que nunca llegaría a conocer, que no quería conocer. Pero una que había descubierto a la fuerza era que parecía no arrepentirse de nada, como si viviera la vida en una burbuja sin ningún tipo de preocupación. Estaba segura de que Josh no se arrepentía de haberla dejado tirada aquella primera vez, y que como mucho lo hacía ahora al ver que ella no caía en la trampa.

Para Alabama era una trampa.
Quiso reír aunque fuera un poco por lo del convoy, como si al menos alguien la prefiriera a ella. A ella. Y la conocía, eso sí que la hizo levantar las comisuras de los labios y soltar un leve "já" que fue seguido de un asentimiento de cabeza. Sí, seguramente odiara el frío, a los canadienses y al cuchitril en el que se quedaran a vivir—. Canadá...—murmuró justo antes de que la zarandeara. Ella jamás se había permitido fantasear con ir tan lejos.

A partir de ese momento no le quitó la mirada de encima, porque estaba empezando a creérselo y cualquier gesto que Josh hiciera y le delatara le ahorraría un disgusto a la joven. El problema de tratar con el mejor actor del mundo es que no cometía fallos. A lo mejor era verdad...

¿Vamos a enmedarlo?—arrugó el rostro ante el beso, echándose un poco hacia atrás por pura inercia. Negó con la cabeza un par de veces y le observó irse a su habitación. Si se podía describir aquella casucha con una palabra sería, sin duda, 'pequeña'—. No, tú vas a enmedarlo. O si no te mataré. Te lo juro—dijo tajante clavándole la mirada. Ojalá su mirada fuera una espada, se lo merecía.

Se levantó del sillón a regañadientes cuando oyó el sonido de las viejas cremalleras; avanzó hasta la vereda de la puerta y se quedó mirándole con los brazos cruzados, examinando lo que metía y lo que no—. Ugh, demasiada lencería—reconoció mirando uno de los cajones abiertos. Demasiados regalos de clientes habituales; Alabama sinceramente prefería alcohol del bueno a más sujetadores de encaje.

Su parte racional seguía gritando "quédate", por eso no se movió cuando él acabó de empaquetar todo, le siguió mirando, esta vez más altiva pues había aprovechado para serenarse, pasarse las manos por debajo de los ojos y evitar cualquier rastro de lagrimeo, aunque seguramente como recompensa el maquillaje se habría corrido.

¿Tendría que sacarla a rastras?
Sí, seguramente.


josh — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
C. Alabama Redmayne

Mensajes : 15
Dólares : 37330
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por H. Josh Doherty el Sáb Jul 26, 2014 6:52 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here


Se encogió de hombros con rapidez, animado por aquella remota señal de diversión que había dejado clara con aquella carcajada. — Tranquila, no iremos a Canadá, hace demasiado frío — y arrugó la nariz. Si en ocasiones detestaba Nueva Orleans por su tiempo, no iba a irse a un sitio en el que en invierno podías perder, perfectamente, todo tipo de comunicación con el resto del mundo. Los canadienses eran raros. Josh no se fiaba de canadienses. No había más que añadir a la conversación.

Resopló dramáticamente y retrocedió para asomarse al campo de visión de la rubia. — Me encantaría verte intentarlo. — y a pesar de que la sensación del matarratas seguía ahí, se rió por su mirada. Alabama tenía la misma pinta de asesina que un cachorro empapado en una cuneta. Bueno, los perros pueden tener la rabia se comentó para sí mismo mientras abría la cremallera con el cuidado suficiente para no cargársela. Asintió solemnemente, quizá si que podía matarle.

Carraspeó cuando la escuchó acercarse. — Como eres una vaga, si, lo enmendaré — sentenció mientras echaba ropa en la maleta, intentando dejarla lo mejor posible. Se rió de nuevo mientras cogía una de las prendas interiores y la agitaba en el aire — Siempre podemos llevarnos todo el cajón y venderlo. Creo que tienes aquí media tienda de Victoria's Secret — comentó antes de soltar la prenda y seguir a su tarea.

Cerró la maleta y dio un par de palmadas de aprobación sobre el objeto, antes de intentar sonreírle a la chica, pero ya estaba de nuevo dejando claro que no iba a irse. — Me lo tomaré como que no necesitas meter nada más — agarró el asa de la maleta y cuando llegó a su altura se subió a la rubia al hombro, intentando ignorar sus quejas. — Eres una dramas Clem. Solo te falta el blanco corcel, por desgracia el coche es granate. — le informó bajando las escaleras con más alegría de la que debería.

Las debiluchas quejas de la joven amortiguaron las del vejestorio del portal. Si ella era una damisela en apuros, y el coche el corcel, a Josh le tocaba el papel de intrépidos caballero, y a Dorothea el del dragón. — Es una lástima tener que irme antes de que estire la pata y pueda bailar sobre su tumba — exclamó ante lo que fuera que la portera había dicho.

Dejó a la rubia en el suelo cuando comenzó a cansarse y le abrió la puerta del copiloto para echar la maleta en la parte trasera. — Venga, Clem, sube, di un sitio y nos iremos. — le ofreció recostándose contra la puerta y haciendo el ademán de cerrarla.


clem — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
H. Josh Doherty

Mensajes : 13
Dólares : 37130
Fecha de inscripción : 13/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por C. Alabama Redmayne el Dom Jul 27, 2014 10:53 pm


'cause babe, i'm not scared of this world when you're here

Podemos llevarnos eso acababa de decir Josh, como si con levantarse o dejarle entrar a su cuarto y simplemente observarle Alabama le hubiera dado el visto bueno a su plan de abandono—. Desde luego no tienes ojo para la lencería—afirmó, y a no ser que estuviera de broma con lo de Victoria's Secret no lo tenía. Alabama tampoco tenía donde caerse muerta. Centró la mirada en observar el curso de la cremallera, a cada centímetro le flaqueaban más las piernas por el nerviosismo y sin embargo intentaba mantener el rostro impasible que tan difícilmente había conseguido poner.

No hizo nada más que intentar separarse. Alabama tenía una guerra dentro de sí, quería correr detrás de él, quería dejarlo todo porque él la había dicho 'ven', quería creer que podía haber un futuro lejos de Nueva Orleans, pero a la vez tenía miedo de que fuera una mentira y deseaba quedarse. Su parte soñadora la impulsó a ponerse de puntillas y dejarse llevar, la parte realista le hizo gritarle y darle puñetazos en la espalda.

Se rindió. Se quedó completamente quieta dejando que la llevase, hasta que abrió la boca y se ganó de nuevo otro golpe, uno que no buscaba hacerle especial daño—. Lo siento, pero no eres lo suficientemente guapo como para ser un príncipe—llegaron a la puerta de salida, la rubia vio sus tacones en el suelo y suspiró, estuvo tentada de decirle que al menos se los recogiera pero bueno, no era muy sensato venir desde no-se-sabe-dónde hasta Nueva Orleans en tacones, a lo mejor le dolerían menos los pies descalza.

Su última esperanza de aferrarse a su vida era Dorothea. La vio en su sitio de siempre, con el cigarro medio consumido mientras le daba golpes a la televisión para que funcionara, y a la tatuada no se le ocurrió otra cosa más que estirar el brazo y pedirle que la ayudara, que la librara de Josh. Recibiendo un viperino "ojalá os matéis" de su parte, eso sólo la hizo querer matarla a ella.

Y querer irse. Por sobretodo querer irse.
Irme contigo de verdad no suena tan mal si implica quitar a Dorothea de en medio—una vez en el suelo se giró, mirando de forma furibunda la puerta del cochambroso lugar que regentaba la mujer. Se puso de puntillas y se metió el coche rápidamente, estaba descalza y no le apetecía comprobar si en el suelo había algo que pudiera hacerla algo.

Iba a ser libre. Por su cabeza pasaron un montón de sitios: California, Miami..., lugares más insospechados como Arizona o Nuevo México, sitios a los que querría haber ido como Seattle, y Alabama, también Alabama. Sonrió ante ese último. Sin embargo se encogió de hombros y negó con la cabeza.

¿Tienes un mapa?—no esperó respuesta, se aventuró a abrir la guantera del coche y rebuscó, entre varios papeles encontró uno en estado bastante desprolijo. Lo extendió sobre sus piernas y cerró los ojos antes de posar el índice sobre ningún punto en concreto, al abrirlos ya tenía el primer destino—, ¿qué tal Nueva York?—volvió a arrugar el mapa y miró a Josh seria, como si todo el miedo anterior hubiera regresado—. Voy a confiar en ti, y va a ser la última vez. La última de verdad. Así que no me falles.

Your body's aching, every bone is breakin'. Nothin' seems to shake it, it just keeps holdin' on.


josh — fri, 22:45 — suburbios, n. orleans
avatar
C. Alabama Redmayne

Mensajes : 15
Dólares : 37330
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: if i am a river, you are the ocean — josh.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.