Últimos temas
» Llamamiento a los admins y users del foro
Jue Ago 11, 2016 6:49 pm por Foxx Ballato

» HIJOS DE LA ANARQUIA | NORMAL
Miér Oct 08, 2014 1:47 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Normal}
Dom Sep 28, 2014 4:58 pm por Invitado

» The Loser High [Afiliación élite]
Vie Sep 26, 2014 5:23 pm por Neal O'Neill

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
Sáb Sep 13, 2014 1:26 am por Invitado

» A Mil por hora (Af. Elite)
Dom Sep 07, 2014 11:46 pm por Invitado

» The Purge (Afiliación Elite)
Dom Ago 31, 2014 7:31 am por Invitado

» Wilson Academy {afiliación élite}
Jue Ago 28, 2014 11:56 pm por Invitado

» raylene osborne} proceso. ϟ
Jue Ago 28, 2014 8:00 pm por Raylene C. Osborne

Bienvenidos
¿Quién eres?… Da igual… ¿Tienes familia?… Poco importa. En este lugar, solo hay un objetivo y una sola forma para sobrevivir: Ganar.

Corre el año 2016, en la ya conocida y renombrada ciudad de New York. La economía de Estados Unidos y el mundo entero está por el suelo; gente sin empleo y delincuentes abundan en cada esquina, en cada calle. Pero en este lugar, lo único que importa son los automóviles... { Leer más }
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Lun Jul 14, 2014 10:24 pm.




MEADOW UNIVERSITY City of Delusion RPG After All London City RPG
Fruit of the poisonous tree City of Horror
 photo 35X35_zps70a52503.jpg Ever After Kingdom

29 DE 60 ÉLITES & AFILIADOS NORMALES

Not everyday you find your past ▲ Foxx Ballato

Ir abajo

Not everyday you find your past ▲ Foxx Ballato

Mensaje por C. Nina Rivers el Miér Jul 16, 2014 3:14 am

Intentaba conducir con tranquilidad mientras su cabeza debatía las pocas posibilidades que tendría al regresar a casa. Nina estaba ya lo suficientemente grande como para encaminar su vida como mejor le pareciera, pero su hermano se había vuelto un dolor de cabeza constante, y frente a él y su determinación por alejarla de las calles no parecía haber nada que hacer. Mucho era lo que había logrado impidiendo que este se las ingeniara para quitarle las llaves del auto y, sabía que cuando llegara a hacerlo, la disputa que se desarrollaría entre ellos no sería agradable. A veces, de forma bastante ilusa, al menos deseaba que su hermana estuviese ahí, aquella voz de la razón que siempre lograba mantenerse enfocada en lugar de perder el control como sus dos hermanos; pero no podía pedirle a ella que regresara de Los Angeles, porque sabía que eso sería como la fase "luna de miel", claro, todo sería fantástico las primeras semanas, antes de querer lanzarla por una ventana. Suspiró. No todo era tan fácil, vale, pero tampoco podía ser tan difícil, solo tenía que esquivar olimpicamente las palabras de su hermano y con suerte no le dolería la cabeza al llegar a casa. Si, era eso lo que tenía que hacer. Ahora estaba algo confiada, no del todo, pero al menos había decidido que debía mantener la calma y dejar de lados esos impulsos que básicamente le hicieron gritar improperios la primera noche que él quiso hacer una especie de "Intervención".

Sumida en sus pensamientos como estaba, solo una parte del cerebro de Nina había registrado el camino por el cual había conducido su auto. Se había adentrado en Brooklyn en el menor tiempo del que creyó, y es que había decidido con anterioridad que debía buscar un mecánico. La noche anterior había corrido en las calles de Queens, hacía ya un tiempo que no lo hacía allí y, podrían llamarlo "capricho", pero la otra noche quiso hacerlo. Mas había pagado el precio, no solo había perdido la pasta, sino que también el maldito auto se había recalentado a mitad de la carrera. Tenía poco y nada de idea de lo que le pasaba, pero sabía que no era bueno. En los años que ella tenía conduciendo en carreras clandestinas, había aprendido ciertas cosas de mecánica, vamos, "ciertas cosas" que cualquiera conocía como básico: cambiar el neumático del auto, cambiar el aceite, revisar el radiador, pero ¿cómo demonios iba a evaluar el motor? Si sus sospechas eran ciertas -y estaba bastante segura de que lo eran-, tendrían que echarle un buen ojo al auto antes de que este pudiese engalanar las calles otra vez. Podría llamarse mal presagio, o si sonaba muy supersticioso, una patada en el culo... Sea como sea, el hecho de haberse abocado a pensar en el maldito auto y el motor, parecía haber jugado un papel importante en la decisión del mismo de empezar a expulsar un humo blanquecino desde la tapa. ¿Es que acaso tenía vida propia o qué? Suspiró. Nina estaba segura de que era la suerte la que no estaba de su lado; tal vez había roto un espejo o derribado un salero y ni siquiera lo recordaba.

Bajó del auto con el fastidio evidenciado en su rostro. Vestía unos jeans entubados en sus piernas y una camiseta negra que dejaba su abdomen al descubierto; había dejado sus tacones en la parte trasera del auto y ahora caminaba con unas zapatillas deportivas; su cabello rubio se encontraba amarrado en una coleta y casi parecía tener unos 19 años, en lugar de los 22 que tenía encima. Nina había contemplado la idea de quedarse dentro del auto y llamar a una grúa, pero sabía que no podía evitar lo inevitable, así que suspiró y rodeó el auto hasta llegar al frente, abrió la tapa del mismo y el humo dio de lleno en su cara. Torció el gesto y se apartó un poco, solo para no ahogarse —Demonios— murmuró mirando hacia los lados, ubicándose en la calle en la que estaba; debía buscar un taller mecánico antes de terminar de fundir el motor. Entrecerró los ojos un par de veces deduciendo su siguiente movimiento, antes de decidir que debía subir al auto y conducir por lo menos unos kilómetros, segura de que encontraría algo pronto.

Tal como su mente le hubo consolado, el taller lo encontró solo unos cinco minutos después de que subió al vehículo. Nina se tomó la atribución de entrar al lugar y aparcar dentro; habían un par de autos ahí, pero estaba segura de que podría persuadir al mecánico para que atendiera al suyo primero. Preparada para ejecutar su fugaz plan, bajó del auto y caminó en búsqueda del encuentro de alguien; mas se llevó una sorpresa al observar la espalda de una chica que parecía trabajar ahí —Genial— bufó por lo bajo mientras sacudía la cabeza —¡Hey tú!, chica— la llamó al tiempo que llevaba ambas manos a su cintura —Necesito un mecánico— eso no era una sorpresa, para algo estaba en un jodido taller; no era precisamente para hacer vida social.    


You think you're protecting me by keeping secrets, but that's what's actually hurting me
avatar
C. Nina Rivers

Mensajes : 8
Dólares : 43295
Fecha de inscripción : 15/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.