Últimos temas
» Llamamiento a los admins y users del foro
Jue Ago 11, 2016 6:49 pm por Foxx Ballato

» HIJOS DE LA ANARQUIA | NORMAL
Miér Oct 08, 2014 1:47 pm por Invitado

» Deus ex Heros {Normal}
Dom Sep 28, 2014 4:58 pm por Invitado

» The Loser High [Afiliación élite]
Vie Sep 26, 2014 5:23 pm por Neal O'Neill

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
Sáb Sep 13, 2014 1:26 am por Invitado

» A Mil por hora (Af. Elite)
Dom Sep 07, 2014 11:46 pm por Invitado

» The Purge (Afiliación Elite)
Dom Ago 31, 2014 7:31 am por Invitado

» Wilson Academy {afiliación élite}
Jue Ago 28, 2014 11:56 pm por Invitado

» raylene osborne} proceso. ϟ
Jue Ago 28, 2014 8:00 pm por Raylene C. Osborne

Bienvenidos
¿Quién eres?… Da igual… ¿Tienes familia?… Poco importa. En este lugar, solo hay un objetivo y una sola forma para sobrevivir: Ganar.

Corre el año 2016, en la ya conocida y renombrada ciudad de New York. La economía de Estados Unidos y el mundo entero está por el suelo; gente sin empleo y delincuentes abundan en cada esquina, en cada calle. Pero en este lugar, lo único que importa son los automóviles... { Leer más }
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 26 el Lun Jul 14, 2014 10:24 pm.




MEADOW UNIVERSITY City of Delusion RPG After All London City RPG
Fruit of the poisonous tree City of Horror
 photo 35X35_zps70a52503.jpg Ever After Kingdom

29 DE 60 ÉLITES & AFILIADOS NORMALES

no one will ever break in our promise land — k.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por T. Heath Sheffield el Lun Jul 14, 2014 1:15 pm

no one will ever break in our promise land

Al contrario de lo que pudiera parecer había sido idea suya. Trabajo, Jade, misterios, Jórunn, «el que no debe ser nombrado», más trabajo, dinero, ¡niños!; a lo mejor no era tan descabellado pensar que la cabeza se le podía ir un día de estos. Pero, a la par, tampoco había pasado nada demasiado excepcional -¿el hecho de que Junn y Ulrik ayer no discutieran entraba en esa categoría? Si así era retiraba lo dicho-.

Se subió al borde de la acera y estiró los brazos intentando mantener el equilibrio; Heath sabía que Kayden sería lo suficientemente capullo como para empujarle y echarse unas risas, pero no tuvo que hacerlo, iba tan feliz que trastabilló él solo aunque sin llegar a besar el suelo. Chasqueó la lengua ante la derrota. Cuando levantó la cabeza se topó con aquel parque infantil, y sonrió, justo como sonreirían Johnny y Bell si lo vieran para ellos solos. Ni siquiera se molestó en decirle nada a Kayden, confiaba en que lo siguiera, y si no él se perdía aquel maravilloso y gran columpio.

Se tumbó, imitando a sus sobrinos, y balanceó un poco los pies como si quisiera darse impulso aunque sin ningún resultado.

El arañazo del Tiburón es cosa tuya, ¿verdad, Maricona?—cruzó las manos por detrás de la cabeza y miró a Kayden de reojo durante un par de segundos, después al cielo. Culito bonito sonaba mejor que Maricona, pero es que el Tiburón era su hijo—. Tsk, joder... 

Lo repararía y volvería a quedar como uno de esos perfectos coches clásicos de exposición. Y luego alejaría las llaves de Kayden, ese era un paso realmente importante. El irlandés debería tener una hucha de cerdito con una etiqueta que rezara "coche" o algo parecido, y además una nota en la nevera: "dejar al Tiburón tranquilo". Era ya un milagro que el coche siguiera vivo teniendo en cuenta la época a la que pertenecía.

Al final acabó sentándose y pasando el brazo por una de las cadenas para agarrarse, encenderse un cigarro borracho en un columpio como aquel era una ciencia muy precisa, sobretodo si no quería irse hacia delante y caerse. Le costó hasta sacar el cigarrillo del paquete.

¿Qué hora es? Seguro que están discutiendo—habló con dificultad porque no se había quitado el cigarro de entre los labios. Pensar en aquello, por alguna razón, le molestaba.

p. kayden campbell. ▴ 01:23 am. ▴ parque.
avatar
T. Heath Sheffield

Mensajes : 39
Dólares : 36681
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por P. Kayden Campbell el Lun Jul 14, 2014 4:33 pm

no one will ever break in our promise land

La verdad es que recibir una llamada de Heath a aquellas horas intempestivas para la gente normal -gente que no era como ellos- era raro. Pero oye, ¿quién le dice que no a unos tragos con su mejor amigo? Nadie con dos dedos de frente. Además, había conseguido que pagase él, cosa realmente extraña, pero en fin. Además, él también necesitaba cambiar de aires, pelear con Effie, acabase como acabase, nunca le sentaba bien. Y la mala racha seguía ahí, esperando para saltar como un león acechando a su presa. Así que Heath le había caído del cielo.

Sonrió de lado al ver a Heath haciendo equilibrios, no podía ir tan pedo como creía, si no ni siquiera habría sido capaz de subirse ahí, pero estaba claro que equilibrio le quedaba poco. Las ganas de empujarle acudieron raudas, pero su pésimo equilibrio fue aun más rápido. Soltó varias carcajadas ante la casi caída de su amigo; no pudo evitarlo. Pero si eso era lo que hizo que descubriera aquel parque, sinceramente, tendría que hacer que Heath tropezase más a menudo, aquello era una joya. Y de las buenas. Seguramente Jonh y Bell correrían armando tal jaleo que él se uniría sin dudarlo ni un segundo, así que lo mismo iba para su mejor amigo cuando se encamino hacia el gigantesco columpio.

Se apoyó en la "biga" de hierro que era uno de los puntos del columpio y se planteo subirse de un salto o impulsarlo para marear más al moreno... El momento pasó al escuchar su voz. —¿De qué hablas, Saill? —No tenía ni idea de si ya había averiguado lo que significaba el apodo o no, pero tampoco sabía de que arañazo hablaba. O puede que sí, sinceramente, tampoco es que le diese demasiada importancia ahora mismo. Le echó un vistazo al resto del parque en el que había una estructura de cuerdas para escalar, sería un buen reto...

Aquel parque le estaba sentando muy bien, incluso tenía ganas de ponerse a aullar estilo indio de película solo por tocarle la moral a los vecinos del lugar. Hacía tiempo que no se sentía libre de ese modo, demasiada represión externa y una discusión ardua no eran buena combinación. Si encima venía ahora Heath a tocar las narices con el tiburón... Buff... No respondería de sus actos si seguía por ese camino.

En cuanto el moreno se sentó, no se lo pensó dos veces, se subió de lado para que fuese muy repentino y sonrió de nuevo. Los genes irlandeses le daban poder para controlar cuanto beber. Llevaba un cigarro en la oreja, pero todavía no quería encenderlo, así que solo se echo hacía atrás, apoyando la espalda en la cadena contraria a la de Heath, para tenerle de cara.

La una o así, he dejado el teléfono en casa —no le apetecía cargar con la posibilidad de que alguien llamase con una carrera o por algún problema, bastante había tenido ya esa semana. Y además, si quedaba con alguien -sobre todo si ese alguien era su casi hermano- pasaría olímpicamente de cualquiera, él tenía más relevancia. —Uy, huelo problemas en el paraíso —canturreó, aunque se pondría serio, en el fondo sabía que aquel tema era delicado por mucho que el otro lo negase. —Que discutan es bueno... Aunque no me gusta alegrarme de ese tipo de desgracias. —lo último fue un murmullo, que no esperaba que él hubiese oído. Era bueno para Heath.

t. heath sheffield. ▴ 01:23 am. ▴ parque.




avatar
P. Kayden Campbell

Mensajes : 35
Dólares : 36628
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 27
Localización : NY, ¿dónde si no?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por T. Heath Sheffield el Mar Jul 15, 2014 10:58 am

no one will ever break in our promise land

Saill. Heath entrecerró los ojos, más que por la respuesta de Kayden por el apodo tan extraño que le había dedicado. Que no, que no lo entendía y posiblemente siguiera sin entender qué tenía que ver esa palabra tan extraña con él. Saill no se parecía a Heath, ni si quiera se parecía a Sheffield, no se parecía en nada que el moreno pudiera denominar como nombre. Daban igual las veces que Kayden se lo llamara, que ya iban unas cuantas desde que le embadurnó la cara con grasa aquella noche en el taller -já, venganza-, si no se lo explicaba no lo iba a entender.

Vale, ya—sentenció haciendo malabares con el cigarro y el mechero, hablar en lo que lo encendía tampoco era tan buena idea. Agitó la mano para apagar el mechero y lo metió en el primer bolsillo del pantalón que encontró—, ¿qué coño significa eso?—había pasado olímpicamente del tema del Tiburón.

Cogió el cigarro con la mano libre y levantó la mirada hasta Kayden. Parpadeó un par de veces como si le costara entender a qué se refería con Paraíso, pero Heath lo sabía de sobra, lo sabía perfectamente, sólo se estaba haciendo el tonto. Levantó el labio superior como si le fuera a gruñir y le sacó el dedo corazón de la mano derecha; sí, el que estaba tatuado con una flor, un corazón y unas cuantas letras, justo lo que un ex-presidiario se tatuaría.

Hay problemas en el paraíso—asintió con seriedad, intentando que Kayden se lo creyera, al fin y al cabo los borrachos no mentían, ¿no? Dejó correr uno de esos silencios que servían para tocar la moral y dar suspense—: se ha acabado el helado. Bell y Johnny están desolados.—se encogió de hombros dando una calada, como si quisiera darle la razón con eso, aunque Heath no estaba tan seguro de que fuera bueno—. Pero Junn llora—he incluso a él mismo su argumento le sonó demasiado infantil. Tsk.   

p. kayden campbell. ▴ 01:25 am. ▴ parque.
avatar
T. Heath Sheffield

Mensajes : 39
Dólares : 36681
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por P. Kayden Campbell el Mar Jul 15, 2014 3:27 pm

no one will ever break in our promise land

Los motes podían verse de dos formas: una manera de bromear con alguien o una forma de meterse con alguien. Para lo primero, se necesita de que ambas partes comprendan de dónde viene el apodo y lo que significa. Para la segunda, en cambio, solo se requiere que uno de los presentes comprendiese el significado del mote. Saill pertenecía a la segunda categoría, era un principio de venganza para Kay. Era poco probable que Heath se molestase demasiado en averiguar que quería decir, pero si se "obsesionaba" aunque fuera un poco con ello, Kay habría cumplido su objetivo y sería feliz. Por eso cuando el americano pregunto por el apodo, una sonrisa ancha y satisfecha se expandió por su cara, en su cabeza parecía el gato de Alicia en el País de las Maravillas.

¿No lo sabes? Joder Saill, te tenía por alguien más listo... —tamborileó con los dedos en el columpio para mirar al cielo y suspirar —Se me ha caído un mito. —Añadió mirándole por el rabillo del ojo y con la mano sobre el pecho, fingiéndose afectado.

El intento de gruñido correspondió a una carcajada por su parte. Solo faltaba añadir un hueso a la ecuación y Heath podría ser el perro que haría las veces de cocodrilo que tanto querían los críos para que se comiese a Garfio... Aunque bien pensado, si Heath se convertía en Corco, ellos se quedaban sin Garfio... Mejor no hacer cambios de última hora. Y ante su gesto obsceno se contento con devolverle un corte de mangas con un primer plano del Kraken para que lo disfrutase, porque un día iban tan pedos que se habían pasado varias horas tratando de averiguar/recordar que cojones era el tatuaje en sí.

Y se lo creyó, sinceramente, a veces le daba demasiada importancia a las palabras de su amigo. Negó con la cabeza y le miró fijamente. —Hay un venticuatro horas al lado de tu casa macho, ¿voy a tener que ir a hacerte la compra también? —Esa pregunta daría pie a mucho cachondeo, pero ahora mismo le importaba poco, es decir, ¿sus niños perdidos sin helado? ¡Era una tragedia, una noticia terrible! Pobres Bell y John, que mal trago debían estar pasando. Y entonces escucho La frase. Heath podía negarlo cuanto quisiese, pero aquel tipo de oraciones le delataban por completo. —Pero ahí estás tú para cuando llore ¿no? —Hacía tiempo que Kay había dejado de buscarle una lógica a la situación de su amigo. No había forma humana ni Panadiense de entenderla, así que se dedicaba a intentar animar -o lo que tocase- a su colega.

t. heath sheffield. ▴ 01:25 am. ▴ parque.


Última edición por P. Kayden Campbell el Dom Ago 03, 2014 11:23 pm, editado 2 veces




avatar
P. Kayden Campbell

Mensajes : 35
Dólares : 36628
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 27
Localización : NY, ¿dónde si no?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por T. Heath Sheffield el Mar Jul 15, 2014 6:15 pm

no one will ever break in our promise land

Observó el dramatismo barato del irlandés con los ojos entrecerrados y resopló. A lo mejor era su venganza, Heath sabía que no podía llamarle Culito Bonito durante mucho tiempo sin conseguir que Kayden se la devolviera con algún nombre estúpido, y Saill de cierta forma no estaba tan mal por el mero hecho de que no sabía lo que significaba. Prefería quedarse así, sin saberlo, si descubría la traducción el poco encanto que tenía la palabra a lo mejor se perdía, ¿y si le estaba llamando putita o algo así...?   

Pues vale—rebatió encogiéndose de hombros, haciendo gala de toda la verborrea que lograba mantener borracho. No, no iba a caer en la debilidad de insistir en el tema, allá Kayden.

Volvió a agitar las piernas por el simple placer de concentrarse en algo que no fuera Jórunn. Dio otra calada y expulsó el humo mirando hacia arriba, como si se fuera a llevar todos los pensamientos y palabras sobre la teñida. Ojalá. La carcajada de Kayden le hizo volver a mirarle y después la cara de póker que colocó ante sus palabras le hizo reír a él, encogiéndose ligeramente de hombros, como si fuera algo prohibido.

Pobre Kayden—murmuró más bien para sí mismo con tono para nada apenado. Asintió vehementemente, si su amigo le hacía ese favor pasaría a quererle el doble, que no sería nada más especial pero en fin, es lo que había. ¿Valía soñar, no?—. Los pobres niños acabarán ¿desnu... tridos...?—alegó, casi sin saber lo que decía, ¿qué significaba exactamente desnutridos?

Carraspeó y negó con la cabeza, mirando a Kayden como si acabara de decir una burrada. Para aquellas alturas Heath ya se había olvidado del cigarrillo y lo había dejado caer a las baldosas del suelo, se apagaría solo de todas maneras.
No, Kay, estoy aquí...
 

p. kayden campbell. ▴ 01:25 am. ▴ parque.
avatar
T. Heath Sheffield

Mensajes : 39
Dólares : 36681
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por P. Kayden Campbell el Sáb Jul 19, 2014 9:18 pm

no one will ever break in our promise land

Evitó hacer una mueca con la cara ante la falta reacción del americano. No era el fin del mundo, pero si era un tanto fastidio que no hubiese habido más preguntas, ni tan siquiera una opinión sobre el mote, solo un "pues vale". No, no lo era, pero si era desalentador para el moreno. Es como si en el aire hubiese un marcador y, ahora mismo, decía así «Heath 1 - Kayden 0».

Tendría que esforzarse en pensar en otro modo de vengarse... Y su siguiente punto de partida podría ser el tiburón, que haría que Heath sufriese bastante, pero tocar el coche significaba el destierro y el adiós para siempre de Bell y John... No pensaba arriesgarse a tal castigo, a pesar de que la mayoría de veces era el propio Heath el que le llevaba a los niños su casa. En fin, que el tiburón no era una opción, de momento. Ya se las apañaría para vengarse de otro modo.

Kayden estaba a gusto en el silencio que reinaba de pronto en el columpio, salvo por el chirriar de las cadenas mal engrasadas del balancín. Siguió el ascenso del humo con la vista, dejando la mente en blanco, perdiendo de vista cualquier vestigio de problemas o quebraderos de cabeza. El silencio y con la mente en blanco se puede apreciar la hermosura de la noche y el relax que existe en el momento.

Aunque las siguientes palabras de su amigo le devolvieron a la tierra. Le miró con el ceño fruncido, luego se preguntaba Heath que porque siempre le tocaba hacer de Garfio... Si es que se lo ganaba a pulso con esa clase de comentarios el muy canalla. Sonrió al recordar la cantinela que entonaban los niños perdidos en una de las adaptaciones favoritas de Kay, cuando coreaban para desconcentrar el vuelo del capitán con un "viejo, gordo y feo" o algo así. Era de lo más divertido.

Mas la sonrisa se le borró de la cara al oír la pobre afirmación del otro. Al principio estuvo por pegarle, porque lo que había dicho era un idiotez, pero al repasarlo un poco se dio cuenta de que la frase entrañaba más de lo que parecía. Resopló involuntariamente. —Pero podrías y quieres estar —se levantó del columpio, como impulsado por un resorte y la inspiración repentina, y se acercó al chisme de "escalada" —. Todos empezamos en la base Heath —aquello era importante, por eso usaba su nombre y no un apodo cualquiera —y para llegar a la cima hay que escalar —y para dar más peso a sus palabras empezó a subir por las cuerdas procurando no matarse. Al llegar a la cima se encendió su cigarro y le miró —, hay que esforzarse. Suele merecer la pena... —soltó una bocanada de humo en forma de O —Nadie nace ni en la cima ni con alas. —Fijó la vista en sus ojos -o al menos lo intentó, con tanta distancia era difícil- y finalizó con una pregunta —¿Te esforzaras —y con un reto, porque retar es la mejor forma de incitar y dar apoyo —o ya te has rendido?

t. heath sheffield. ▴ 01:23 am. ▴ parque.




avatar
P. Kayden Campbell

Mensajes : 35
Dólares : 36628
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 27
Localización : NY, ¿dónde si no?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por T. Heath Sheffield el Lun Jul 21, 2014 3:03 pm

no one will ever break in our promise land

Para Heath tenía sentido. Dentro de la simpleza de aquella frase y del hecho de que su percepción de la realidad se encontrara alterada por el alcohol, aquello tenía sentido, tanto sentido que estando sobrio no la hubiera pronunciado.

Lo cierto era que una parte de él no quería estar con la noruega, quería irse lejos y hacer oídos sordos al asunto porque él, con lo de Jade, con la conciencia manchada de aquella forma ya tenía más que suficiente para aquella vida. El verse involucrado en las discusiones que tenían era sólo un daño colateral de vivir con ella, él no había hecho nada que pudiera desatar los celos de su novio. O por lo menos eso es lo que Heath creía.

Así que de cierta forma Kayden tenía razón al afirmar aquello y se equivocaba terriblemente. Heath levantó la vista y observó a Kayden andar hasta la atracción para niños. Campbell era un niño.

No es que el americano se esperara un discurso, porque difícilmente podría seguirlo y con algo de suerte recordaría un poco por la mañana, en uno de esos momentos de lucidez en los que el mundo se quedara en silencio absoluto. Ladeó la cabeza y entrecerró los ojos, repitió las palabras de Kayden únicamente moviendo los labios, ¿y si así se le quedaban? Esperaba que no hablase mucho. Al parecer el que se encendiera un cigarro en lo alto de aquel chisme le resultaba al tatuado mucho más relevante que las palabras. Maldito el poder de lo visual.

Y si bien el mensaje no había surtido su efecto la pregunta le había llegado alta y clara. ¿Esforzarse en qué? ¿En que Junn estuviera bien con Ulrik? ¿En que le quisiera a él? ¿En qué?

Bajó la mirada hasta el cigarro que había dejado caer, centrándose en el poco humo que ascendía, como si estuviera intentando luchar por su vida antes de apagarse definitivamente. No estaba tan borracho como para hacer una metáfora de la vida y los cigarros. Negó con la cabeza. Visto así se había rendido, lo había hecho al instante.

Eh, no, no me des alas—dijo al cabo de un rato. Estiró la mano como si quisiera atrapar el humo; asemejó el humo a Junn, ya era tarde para no hacer estúpidas metáforas sobre los cigarros y la vida.

Él no estaba conforme con la situación, pero prefería tener medio corazón roto a tenerlo entero.
 

p. kayden campbell. ▴ 01:30 am. ▴ parque.
avatar
T. Heath Sheffield

Mensajes : 39
Dólares : 36681
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por P. Kayden Campbell el Lun Jul 28, 2014 9:42 pm

no one will ever break in our promise land

Kayden se sentía orgulloso de sí mismo, tanto como un niño con un juguete nuevo; aquello era suyo, de su propia cosecha, nada de citar a Peter Pan, nada de citar a nadie famoso, no era algo que había salido de su mente y era una reflexión profunda de la que se sentía completamente dueño. Se sonrió con orgullo, ocultándolo con una nueva calada del cigarro, tampoco es que quisiese fardar ni nada por el estilo.

En ningún momento se le paso por la cabeza la ambigüedad de sus palabras, para él estaba más que claro a que se refería y también estaba claro lo que Heath debería hacer si es que quería. Por eso, más que por otra cosa, le fastidio que el moreno solo respondiese a su improvisado discurso con aquella negación. Resopló y soltó el humo.

Aunque, bien pensando, estaba tratando con el Heath borracho, que pensaba aun menos que el Heath sobrio... Así que no era tan descabellado pensar que el discurso no había calado tanto en él como al irlandés le hubiese gustado.

Por otro lado, él también iba algo bebido, así que a parte de entender que la negación era figurada, también entendió que "no le diese alas de pájaro", es decir, que no le cosiese unas alas enormes en sus omóplatos. Y aquello le hizo gracia, así que rió entre dientes, tratando de no delatarse, se dio la vuelta y se deslizó por el tobogán -dando gracias por llevar unos vaqueros largos que le hiciesen resbalar por el metal- y al llegar al suelo se acerco de nuevo al columpio, apoyándose en la barra de metal.

Kay no podía más que pensar que para Heath Jórunn debía verse como el árbol y el fruto prohibido del Edén: a la vista, al alcance de la mano, pero completa e inamoviblemente prohibido. La verdad es que no envidiaba a su amigo para nada. De hecho, en ocasiones sentía lástima por él, porque también creía que Heath veía a Jór como se ve una estrella, de lejos y solo para contemplarla. Y realmente eso debía frustrar mucho.

Yo no soy quién para dártelas —murmuro mirando al cielo, tampoco tenía mucho más que añadir, los que podían darle alas eran él mismo y Jórunn, Kay solo podía escuchar y prepararse o bien para verle volar o bien para ayudarle si tenía un aterrizaje forzoso.

t. heath sheffield. ▴ 01:23 am. ▴ parque.




avatar
P. Kayden Campbell

Mensajes : 35
Dólares : 36628
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 27
Localización : NY, ¿dónde si no?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por T. Heath Sheffield el Dom Ago 03, 2014 3:57 pm

no one will ever break in our promise land

Se encogió de hombros, dándole la razón como a los locos. De repente ni siquiera tenía muchas ganas de hablar, ¿cuándo se había volcado el tema tan sobre él? Tsk, se suponía que había salido para olvidarlo, no para recordarlo en compañía de Kayden.

Chasqueó la lengua y se bajó del columpio; pisó el cigarro intencionadamente, aunque ya estaba más muerto que vivo, para él prácticamente no había pasado más de un minuto. Ni si quiera sabía a ciencia exacta cuánto llevaba en ese columpio con Kayden dándoselas de chico profundo, estaba demasiado oscuro como para fijarse en si tenía los ojos rojos por haber estado fumando, sería muy descortés de su parte haber fumado sin él.

En fin—murmuró. En realidad para Heath, ser Kayden era totalmente sencillo, ese complejo de Peter Pan que tenía, el no querer crecer nunca, era toda una bendición en situaciones como la suya.

Kayden era libre.
Eso era algo a envidiar.

Se dio la vuelta completamente para mirarle y señaló con un movimiento de cabeza la salida del parque, el mismo sitio por el que habían venido—Pienso volver a casa, porque como sigas con tu discurso me voy a acabar cortando las venas—oteó su alrededor, a ver si veía alguna cosa que sirviera para hacerlo. Estaban en un parque infantil, tampoco hubo suerte—, aunque sea con una hoja—añadió. De esas sí que había, y bastantes.  

Dicho y hecho: le dio la espalda a Kayden. Volver no es que fuera la forma más fácil de pasar página, pero en fin, de puertas para afuera el panorama tampoco era muy diferente.
 

p. kayden campbell. ▴ 01:30 am. ▴ parque.
avatar
T. Heath Sheffield

Mensajes : 39
Dólares : 36681
Fecha de inscripción : 06/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por P. Kayden Campbell el Lun Ago 04, 2014 4:57 pm

no one will ever break in our promise land

Kayden disfrutaba de los lugares silenciosos por excelencia, los adoraba. Llegar a un lugar y que este estuviese en completo silencio era para Kay como la recompensa a un duro día de trabajo... Y eso que él desconocía lo que era un duro día de trabajo para la gente normal. Por eso el parque le parecía un lugar tan agradable y si por él fuese, no le importaría quedarse toda la noche en el mismo lugar. Por ello no pudo evitar resoplar ante la mera idea que acababa de proponer Heath. De verdad que dada vez le veía más en el papel de Garfio.

Es más, el papel de Garfio le pegaba porque Garfio es lo que debería ser Peter Pan, es decir, una persona adulta con responsabilidades e intentando conseguir un futuro. Peter Pan era lo que Garfio debería haber sido cuando era niño, libre, soñador y único. Eran contrapartes y a la vez las mismas caras de una moneda... Quitando la malicia y la maldad de Garfio, Heath se veía así para Kayden, demasiado preocupado por la vida y por el futuro. Por eso adoraba cuando iban juntos, porque el lado Garfioso desaparecía casi por entero.

Pero por otro lado era relativamente tarde y volver a casa con Effie era importante porque después de la pelea de ayer quería pasar tiempo con ella en clama, porque realmente después de una pelea quería estar con ella. Así que finalmente asintió con la cabeza y se encaminó hacia la salida tirando el cigarro al suelo y pisándolo. Eso sí, Heath iba adelantado así que se acercó corriendo, dándole una palmada en la espalda antes de adelantarle. —Eres un lento, viejo.

t. heath sheffield. ▴ 01:30 am. ▴ parque.




avatar
P. Kayden Campbell

Mensajes : 35
Dólares : 36628
Fecha de inscripción : 07/07/2014
Edad : 27
Localización : NY, ¿dónde si no?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: no one will ever break in our promise land — k.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.